Cree en grande.
CONMEBOL

Abreu, ‘el Loco’ que paró los corazones celestes

×

Mensaje de error

Notice: Undefined index: und en eval() (línea 1 de /data/www.conmebol.com/public_html/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(66) : eval()'d code).
Abreu, ‘el Loco’ que paró los corazones celestes

Hoy, hace exactamente 10 años, se disputó uno de los partidos más emocionantes de la historia de los mundiales. Fue en Sudáfrica 2010, donde la selección de Uruguay selló su pase a las semifinales derrotando a Ghana en los penales, con el protagonismo de Sebastián ‘el Loco’ Abreu.

Todos recuerdas ese partido, que se puede definir en grandes tópicos: el gol de Muntari; el empate de Diego Forlán, tras un disparo de tiro libre; tiempo extra; la mano y expulsión de Suarez en la última jugada del partido; el penal errado de Gyan; ejecución desde los doce pasos y la exquisita definición de Abreu.

“Hay jugadores para ganar los torneos y otros para los momentos decisivos”, argumenta el propio delantero, hoy actual jugador y entrenador del Boston River.

Hombre récord, goleador de pura cepa y trotamundos, Sebastián Washington Abreu, es bien conocido por sus excéntricas definiciones.

Estaba designado para patear el tercer penal, pero él decidió rematar el último. Como si hubiera visto la película en su cabeza. Abreu debía anotar para la clasificación charrúa a las semifinales y lo concretó, a su fiel estilo, que hizo parar el corazón de miles de uruguayos.

“Hay que tener claro que el objetivo es hacer gol, que la pelota acabe dentro, y para ello hay que burlar al arquero, ir contra la lógica. No es una locura, es clase”, explica Abreu.

La Celeste venció 4-2 en penales a los africanos y Abreu quedó en la historia de los mundiales y él mismo subraya que su vida cambió, pese a su larga trayectoria, ya que cada vez que un penal se patee de esta forma lo recordarán a él y su gol quedará en cada resumen de jugadas destacadas de esta competición.

Además de aquel partido, el delantero también recordó el festejo de los uruguayos cuando retornaron al país. Miles de personas en la Plaza Independencia cantando, agradeciendo y reconociendo el esfuerzo de sus futbolistas pese a no tener colgada la medalla de campeones. La Celeste terminó en el cuarto puesto.

"Nunca más voy a poder vivir algo así de esa manera tan efusiva, emocionante, trasmitir desde la sinceridad el cariño, afecto, la sinceridad", concluyó.

 

 

 

 

 

CONMEBOL.com